Cuida tu boca y mejora tu rendimiento deportivo

Cuando se practica un deporte, la salud bucodental influye de forma importante en el rendimiento deportivo. La coordinadora del Grado de Odontología de la Escuela Universitaria ADEMA, la doctora Carmen Vidal, nos da claves para cuidar nuestra boca cuando hacemos deporte. Para la doctora, cuidar la salud bucal debería ser un aspecto fundamental de todo deportista, ya sea profesional o amateur.

La relación entre la práctica deportiva y la salud bucodental tiene una doble vertiente: por un lado, realizar deporte regularmente suele ser parte de un estilo de vida saludable, que va a limitar los riesgos de alteraciones en la cavidad oral; por otro lado, entre los deportistas de élite, la salud bucodental puede influir en su rendimiento.

La revisión por parte del odontólogo todavía se considera poco relevante en los deportistas, a pesar de que es habitual que problemas bucales condicionen periodos de malos resultados deportivos. Varios estudios científicos ya corroboran que las bacterias orales producen mediadores inflamatorios que inducen a un descenso en la capacidad física del rendimiento, incluso en muchas ocasiones a una baja.

Las patologías más frecuentes asociadas a los deportistas son la enfermedad periodontal, el bruxismo y la caries dental. La periodontitis, afecta tanto a las encías como al resto del cuerpo, generando un estado inflamatorio que favorece el desarrollo de enfermedades tan importantes como el infarto de miocardio, la diabetes, las enfermedades coronarias, trastornos respiratorios o frecuentes desórdenes músculo-articulares.

Respecto al bruxismo o “rechinamiento” de los dientes, el desgaste dental que ello produce puede generar hipersensibilidad dental, fisuras y/o fracturas dentales que provocarán dolor y pérdida de piezas dentarias, lo que incluso puede alterar la función masticatoria.

Además, la sobrecarga funcional que se asocia al bruxismo produce contracturas musculares, que pueden provocar dolores de cabeza y cuello, así como limitación en el control de los movimientos de cabeza, cuello y hombros, lo que limitará significativamente el rendimiento en algunos deportes.

Un estudio reciente, llevado a cabo por un grupo de investigadores británicos (Ashley y col. 2015), que analizaron 34 estudios realizados en diferentes grupos de deportistas de élite de diferentes deportes, revela que la salud bucodental de los deportistas de élite no es adecuada: la prevalencia de traumatismos oscila entre el 14 y el 47%, la caries dental entre el 15 y el 75%, la erosión dental entre el 36 y 85%, y la periodontitis está presente en un 15% de los casos estudiados. Además, entre un 5-18% de los deportistas incluidos en estos estudios reconocían que sus problemas de salud bucodental o los traumatismos bucales podrían haber tenido una influencia negativa en su rendimiento deportivo.

Por tanto, es oportuno realizar una exploración bucal por lo menos dos veces al año (coincidiendo una de ellas en pretemporada), cepillar los dientes después de cada comida y utilizar seda dental o cepillos interproximales antes de irse a dormir.

Te ayudamos a sonreír. Consejos de la Escuela Universitaria ADEMA.