Cómo se entrenan y se cuidan los nuevos deportistas digitales

Los eSports, o para todos aquellos que somos anteriores a la generación Z, los deportes digitales, empiezan a considerarse deportes en muchos países de nuestro entorno, hasta el punto que el Comité Olímpico Internacional (COI) los aceptó el año pasado como como actividad deportiva. Ya nadie duda de su carácter competitivo, las implicaciones físicas y mentales de la actividad y los reglamentos que se aplican en sus competiciones.

Sin embargo, los deportes digitales no se quedan ahí y empiezan a tener sistemas de entrenamiento integral. Donde la práctica frente a la pantalla, no es más que una parte del entrenamiento. Los nuevos Gamers, no solo se dedican a jugar virtualmente, sino realizan planes completos de entrenamiento, para evitar la hipotonía del tronco y tren inferior, y la hipertonía de los flexores y músculos de las manos y brazos. Además de trabajar la concentración, los reflejos, la propiocepción, así como la higiene postural.

De igual forma que en el ajedrez, los videojuegos necesitan de un alto nivel de concentración en la toma de decisiones, deben saber trabajar el cansancio mental, liberarse de tensiones cervicales, y a la vez deben prepararse psicológicamente y  mantener una alimentación equilibrada, alejada de alimentos hipercalóricos y bebidas energéticas.

Según afirma la consultora Deloitte, sin duda los eSports son una tendencia que actualmente mueve masas, vino para quedarse y nadie duda de la profesionalización del sector. En 2019, la industria generó ingresos por valor de más de 1.000 millones de dólares y este año será uno de los sectores menos damnificados por la pandemia. Este auge ha motivado a la apertura de centros de fitness, donde se complementa el entrenamiento digital con el físico, habilitando zonas para ambos entrenamientos y rompiendo así el estigma social donde se pensaba que los jugadores virtuales, no practicaban ninguna actividad más.