Consejos para evitar enfermedades bucodentales durante el embarazo

El embarazo supone en el cuerpo de la mujer una serie de cambios orgánicos que puede repercutir en la boca. La docente de la Escuela Universitaria ADEMA, la doctora Olga Calderari explica diferentes consejos para ayudar a la gestante a realizar tratamientos preventivos necesarios.

Durante el embarazo, se producen cambios hormonales. Según la doctora Olga Calderari, “esto genera un aumento de bacterias orales, y de la acidez de la saliva por lo que se eleva el riesgo de caries”. Ante esta situación, es importante realizar una higiene oral muy minuciosa y visitar al odontólogo.

La docente de la Escuela Universitaria ADEMA argumenta que el cambio hormonal que se produce durante el embarazo afecta los tejidos de soporte de los dientes, por lo que aumenta la inflamación de las encías en un 65-75 por ciento de los casos.

Además, un alto porcentaje de embarazadas presenta náuseas y vómitos. Esta situación puede producir erosión en el esmalte dentario y sensibilidad al frío y al calor. La doctora Calderari aconseja utilizar dentífricos y enjuagues bucales que contengan flúor.

Consejos prácticos

Las embarazadas deben controlar la placa bacteriana con técnicas de cepillado correcto, utilizar dentífricos y enjuagues que contengan flúor, usar regularmente la seda dental y raspadores  linguales; y por último, visitar la clínica dental para someterse a una limpieza oral profesional preferentemente al comienzo del embarazo.

También, la doctora recuerda que las bacterias cariogénicas se transmiten de madre a hijo a través de hábitos en los que interviene la saliva. Su recomendación es no compartir con el niño cucharas o tenedores y no chupar el chupete o la tetina del biberón.

Una vez embarazada, el mejor momento para acudir al gabinete dental durante el embarazo es el segundo trimestre de gestación para mayor comodidad de la embarazada. También pueden realizarse radiografías digitales, ya que la radiación es muy baja, colocándole a la paciente la protección adecuada. Ésta consiste en un delantal de plomo y el protector de tiroides.

En embarazadas, la doctora Olga Calderari explica que es necesario seguir el tratamiento de caries dentales, para reducir el nivel de bacterias orales. Se evita así, el riesgo de contagio, por trasmisión salivar, al recién nacido.

Los tratamientos dentales no deben posponerse en las embarazadas, sobre todo si presenta dolor o infección. La demora en realizar tratamiento en una infección activa, presenta más riesgos que el tratamiento en sí mismo.

¿Qué medicación se puede tomar una embarazada en caso de enfermedad bucodental?

Se pueden consumir analgésicos, antibióticos y anestesia de superficie. Pero es conveniente que sea el médico de cabecera, quien haga la prescripción de éstos.